Accesorios con figuras de ángel

Llamador de ángeles ¿conoces su leyenda?

Habrás visto mil veces una esferza, normalmente de plata, que al agitarla emite un suave sonido, como un cascabel. Se trata del llamador de ángeles, y este acto se hace como signo de protección. Se suele llevar colgado al cuello, aunque muchas personas lo colocan en un lugar de la casa en búsqueda de bienestar. Los sitios más comunes suelen ser la puerta, ya que al abrirse hace que se emita ese envolvente sonido, o la cuna, como salvaguarda de los más pequeños.

Dicen que cuando lo agitamos, ese sonido, parecido a las campanilas, avisa a nuestro Ángel de la Guarda, que atiende la llamada ya que le necesitamos. ¿Por qué ese tintineo suave para llamarlos? Porque la leyenda dice también que a los ángeles les encanta ese son, son, quizá por lo que le transmiten esas vibraciones metálicas y gráciles. Además, como son muy listos, interpretan que al ser empleado por humanos es una señal clara de que le están pidiendo su presencia.

Historias sobre el origen de este timbre para ángeles

Entre las múltiples historias que han llegado hasta nuestros días, la más llamativa se remonta a hace miles de años cuando los humanos tenían siempre un contacto directo con sus «Ángeles Guías». Si bien, por algún motivo, todo apunta al Pecado Original esa conexión angelical tan estrecha se rompió. Tristes y preocupados, por su gran caracter bondadoso,  decidieron regalarles estos colgantes de forma esféria de plata pura, como vínculo de unión y vía de comunicación. Al no poder estar juntos, en caso de que sus protegidos los necesitasen, sólo tenían que agitarlos y vendrían al escuchar el sonido de campanillas. De esta forma, el llamador de ángeles nace como muestra de protección y señal para que cada uno de nuestro Ángel Guía acuda cuando nos sentimos en peligro.

Si bien, los espíritus celestes pusieron una condición, que el llamador sería de uso personal e instransferible, ya que cada sonido era único y diferente y sería reconocido sólo por el ángel protector que cada uno de nosotros tiene asignado. En caso de desobedecer esta premisa, la magia defensora de su efecto desaparecería. Aunque hay una excepción

Los ángeles pusieron una única condición: el colgante sería de uso exclusivo y personal, pues todos tenían un sonido propio y reconocible por cada Ángel Guía -Ángel de la Guarda-, y este ángel no puede ser «prestado» a otra persona. Si se contravenía esta condición, la magia y protección de la esfera desaparecería.

Si bien, quisieron explicarle a los humanos que  cuando lo lleva colgado una embarazada, ampara tanto a la futura madre como al bebé, ya que en este caso comparten ángel custodioso. Una vez que nace, entonces debía decidir quién de los dos lo utilizaba.

En este vídeo se explica lo que dice la historia de estos conocidos protectores que hacen venir a los ángeles en nuestra ayuda:

Tal es su peso en la historia, que se han escrito libros con tramas inspiradas en este como «El Llamador de ángeles«.