Pequeños, grandes, de escayola o de madera. Puedes regalar desde una estatua con forma de ángel a pequeñas imángenes angelicales. Ideales como obsequio en comuniones o bautizos. También para coleccionistas.